sábado, agosto 6

Lágrimas

Ella se sentó en el borde la cama, mirando al suelo, notando como unas lágrimas ardientes caían por sus mejillas. Él le daba la espalda, mirando por la ventana, intentando aparentar que no había pasado nada. Pero ella no podía consigo misma, se sentía triste, rabiosa, e impotente. ¿Cómo podía haber sido tan egoísta, intentando acapararlo? Pero el daño, según creía ella, ya estaba hecho. Se intentó incorporar, tapándose con su rebeca lastimosamente.
- Simplemente... haz como si no existiera. El tiempo te hará olvidarme. Pero te aseguro que yo no haré lo mismo. Porque...- paro de hablar, antes de que la voz se le quebrara. 

Entonces, notó como las lágrimas caían al suelo. Doblándose lentamente, cayó al suelo, notando que sus manos la agarraban, elevándola de nuevo. La dejó en la cama, mirándola fijamente. Acerco su cara a la suya, con una media sonrisa pintada en su cara.
- Pero que tonta llegas a ser...- y la beso, acariciando su cara de porcelana salpicada de lágrimas.

4 comentarios:

  1. ¡¡¡AAh!!
    ¡¡TARDIS a la vista!! *¬*
    sí, qué tonta llega a ser.
    [la música de esta entrada me la llevo]

    ResponderEliminar